fbpx

07 May 2018

Para ver en Lisboa: Bairro Alto y Belém

Para ver en lisboa: Bairro alto y Belém

Hablar de Lisboa y por no mencionar el Barrio Alto y Belém, es un fracaso que tenemos que remediar. Después de mostrar Alfama y Chiado, ahora es el momento para mostrarles el mejor de Bairro Alto y Belém.

Las calles estrechas y festivas del Bairro Alto

Miradouro de Santa Catarina

El Bairro Alto, como él es actualmente, es el resultado de la expansión urbana del siglo XVI. Creada fuera de los muros de la ciudad histórica, este barrio temprano comenzó a caracterizarse por el trazado ortogonal de las calles que lo componen.

Calles que llevan a las personas por una malla urbana llena de edificios de tres a cuatro pisos de altura, con fachadas asimétricas que refuerzan las mezclas de estilos, donde se incluyen edificios de la era Pombalina.

Cerca de esta red de calles, es uno de los lugares más emblemáticos de Lisboa: el Mirador de Santa Catarina, también conocido como el Belvedere Adamasror debido a la estatua de Julio Vaz Junior. Aquí, la vista del Tajo y del Margen Sur impacta a cualquiera, dejando nostales a quien lo visita (sea de noche, o de día).

También es en el Bairro Alto que queda otro mirador, siendo éste el más romántico de todos: el Mirador de São Pedro de Alcântara. Este espacio se caracteriza por una terraza ajardinada con bustos de figuras históricas, desde donde se puede ver el Castelo de São Jorge, la Baixa Pombalina y el Río Tajo.

La historia épica de Belém

Mosteiro dos Jerónimos

Belém es un “vivo” testimonio de la Odisea portuguesa “por aguas desconocidas.” Tanto el Mosteiro dos Jerónimos como la Torre de Belém testimonian la historia que se desarrolló en aquel lugar (desde el siglo XVI). Así como ejemplifican a la perfección el estilo arquitectónico conocido como Manuelino.

Mientras que el Mosteiro dos Jerónimos, también conocido como el Mosteiro de Santa María de Belém es uno de los conjuntos monásticos portugueses más notables y una gran iglesia-salón en Europa. La Torre de Belém (o de San Vicente) forma parte de una red defensiva de la cuenca del Tajo, compuesta al sur por la torre de São Sebastião da Caparica (1481) y al oeste por la Torre de Santo António de Cascais (1488).

Ambos monumentos fueron clasificados como Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1983.

El siempre presente Río Tajo

Rio Tejo

Si hay ciudades que crecen a partir de un río, Lisboa es una de ellas. No se puede hablar de esta ciudad sin hablar de la desembocadura del Tajo, que se extiende por nuestra mirada en cualquier punto de vista en Lisboa.

Las aguas del Tajo están siempre presentes. Que van desde el gris y azul, las aguas del río más largo de la Península Ibérica milagro que alguien tome un momento para mirar el impresionante paisaje que Lisboa guardia en casi todas sus esquinas, durante todo el año.

Uno de los mayores placeres que cualquier persona puede tener en Lisboa es sentarse por el río, o cualquier punto de vista, y pierderse mirando a estas aguas que ya han visto las naus del primer imperio global de la historia humana.

Deja una respuesta

Nombre
E-mail
Website